Gabriel de la Vega

16 May 2018

No Comments

Home Habilidades de Cambios

Cambiar o morir

Cambiar o morir

¿Cómo aptarse más rápido a los cambios?

 

Una de las cosas que más vende es el cambio: cambio de siglo, cambio de gobierno, cambio de estación, cambio de departamento, cambio de año, cambio de look, tome su cambio, cambio. La razón es que asociamos esta palabra con otra más fuerte: renovación.

 

Si bien el pensar en el cambio de aires en cualquier sentido resulta sumamente estimulante, hay que afrontar un hecho sobresaliente: da miedo, mucho miedo. Porque ello implicaría no sólo una reestructuración de la vida tal cual la llevas, sino porque poco a poco vas asumiendo por adelantado el esfuerzo que va implicar sea cual sea el aspecto a renovar.

 

La cuestión ¿por qué le damos más importancia al miedo que le antecede a la acción que a la acción misma?

 

Ahora bien, si esto se aplica a los seres humanos y una empresa está compuesta (idealmente) por seres humanos; es evidente que esta problemática atañe también a las corporaciones y grupos de interés.

 

Muchas marcas han perecido en el camino de la innovación justamente por no asimilar la continua cadena de cambios que se necesitan en los tiempos modernos, vivimos en constante movimiento; lo que hace dos días fue trending topic ya no lo es hoy.

 

Aun así, el mercado no es tan volátil como pudiera parecer, el secreto es conocer al consumidor de tal manera que éste tenga la confianza de que tu marca asumirá los retos que este movimiento constante representa.

 

Si bien la confianza a nivel externo es muy importante, también lo es a nivel interno, tal como mencionaba al principio; las empresas funcionan gracias a los humanos que colaboran en ella y desempeñan papeles esenciales para que ésta siga de pie, por lo tanto; el vínculo que más debes cuidar es el que tienes con tu gente, con esos agentes que pueden ofrecerte nuevas ideas y refrescar el plano laboral.

 

Como verás, no, no es cosa fácil, pero es necesaria. Y parte de esa necesidad requiere preparación para no sólo cambiar aleatoriamente, no, cambiar con causa y –sobretodo- con efecto. Tres herramientas fundamentales que debes saber:

 

1.- Entrenar a tus líderes y entrénate como un líder coach que sepa cómo gestionar y dirigir los cambios

2.- Tener un alto grado de Inteligencia Emocional: el cambio se logra desde las emociones

3.- Ser sumamente creativo para imaginar, diseñar y planear un futuro mejor para tu empresa. Todo cambio empieza desde las ideas que generamos.

 

¿Te decidirás por el cambio?

Avanza.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *